¿Eres de los que piensa que las patas de pollo con limón y sal o el hígado encebollado son asquerosos?