Aparentemente una 'rata frita' fue lo que recibió Devorise Dixon, cliente de KFC, cuando llegó su pedido a su domicilio en Watts, California