La UE permite regular el consumo de bichos como alimento prohibido por el Gobierno