Los registros superan en 56 veces el máximo permitido por la OMS