Supervivencia y Naturaleza (Survival & Nature).
Normas
Se recomienda su lectura, antes de "continuar", para evitar sorpresas. Muchas gracias.

http://www.supervivencia-y-naturaleza.com/f1-normas-del-syn

Será motivo de baja automática, en el sistema, a todos aquellos usuarios que habiéndose registrado:

- No se presenten, en el Subforo "Puerta de Entrada", como nuevos usuarios durante un periodo máximo de 10 días consecutivos.

- No cumplimenten el perfil de usuario.

Es de buena educación presentarse, aquí somos educados y todos, en su momento, nos presentamos.

Supervivencia y Naturaleza (Survival & Nature).

Fundado en su primera etapa (Foro SyN-I) el 20 de enero de 2009, alcanzando un total de: 290.608 Mensajes, 85.248 Temas y 3.997 Usuarios. ~7 AÑOS DE SUPERVIVENCIA EN ESPAÑOL~
 
ÍndiceÍndice  RegistrarseRegistrarse  ConectarseConectarse  Grupo Foro SyN en FacebookGrupo Foro SyN en Facebook  

Comparte | 
 

 4ª parte de "El campamento"

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
shinmentoyotomi
Instructor 1º
Instructor 1º


Mensajes : 9586
Fecha de inscripción : 02/07/2011
Edad : 41
Localización : Loja (Granada)

MensajeTema: 4ª parte de "El campamento"   Jue 8 Sep - 1:08:24

4. Riesgos a evitar
Son muchas las cosas que pueden salir mal en una salida al campo, pero a la hora de plantar el campamento es relativamente sencillo evitar algunas de ellas. Los riesgos suelen ser obvios (aunque a veces no) y en nuestro país no son demasiados. Aún así hay una serie de cuestiones a tener en cuenta. Veremos a continuación algunas.
a) Arroyadas y desprendimientos.
En esto nos puede ser muy útil el mapa y es un trabajo que se puede llevar hecho ya de casa. Igual que a ninguno se nos ocurriría acampar en la salida de un colector de alcantarillas o debajo de la esclusa de una presa, en la naturaleza hay lugares de paso de aguas que pasan algo desapercibidos pero que hay que evitar por secos que estén. Lechos de torrentes y ramblas son los más obvios, pero también hemos de tener en cuenta las orillas de los ríos y lagos y las salidas de barrancos o zonas de salida de vales en montaña. Todos recordamos lo que pasó en el tristemente famoso camping de Biescas donde la zona de aqcampada se situaba en un valle relativamente amplio y supuestamente seguro pero que recogía el desagüe de varios valles montaña arriba, con lo que bastó una tormenta para provocar una catástrofe. Al acampar más vale a veces tener que andar cuesta arriba unos metros más cargando agua o soportar algo de pendiente que correr el riesgo de que el agua nos cause problemas o incluso nos ponga en peligro. En este sentido tan importante como la ubicación del campamento es informarse de la previsión del tiempo. Son especialmente peligrosos el otoño y la primavera, aunque en la costa mediterránea las gotas frías de verano también son peligrosas (sobre todo porque son difíciles de prever con antelación y pueden descargar agua en gran cantidad y de modo muy violento).
Del mismo modo evitaremos acampar junto a pendientes muy pronunciadas o paredes de roca. Viento, terremotos (recordemos que la mayor parte de la península es zona muy activa sísmicamente), tormentas pueden provocar caídas de rocas, deslizamientos de terreno, etc. Nó sólo las rocas pueden caer hay un peligro menos obvio que es la solifluxión. Esta suele darse en suelos arcillosos. Al llover la arcilla se va volviéndo plástica, fluida y finalmente casi líquida, con lo que no hace falta una gran pendiente para que una masa importante de suelo se deslice. Y aunque no hablemos de una inundación catastrófica que nos mate imaginad el desastre de material que pueden suponer 20 centímetros verticales de fango líquido atravesando nuestro campamento. Lo mismo más o menos cabe decir de la nieve, que se comporta de modo parecido a la roca y el barro en las pendientes.
b) Árboles.
Los árboles son bonitos, dan sombra, proporcionan leña, comida, resina, etc y en general las arboledas son lugares atractivos y relativamente privados para acampar (esto último es especialmente importante en el campamento militar que pretende camuflarse). Sin embargo los árboles pueden suponer riesgos. Los árboles son elementos elevados que en caso de estar aislados se pueden convertir en pararrayos naturales, por lo cual acampar a sus pies debe evitarse, especialmente si nuestras tiendas llevan armazón metálica. Los árboles y ramas muertas pueden caer también, siendo peligrosos especialmente en zonas muy húmedas (bosques atlánticos, laurisilva canaria o latinoamericana,...). También son peligrosos los árboles en cuyas ramas se acumule nieve o hielo en invierno por el mismo motivo. Y no sólo cae madera o hielo de los árboles. Los pinos pueden sufrir plagas de procesionaria, oruga esta que se acumula en grandes cantidades y que pueden caernos encima, siendo molestas por su pelo urticante. Un avispero o colmena también puede caer desde una rama con los efectos que os imaginareis. Incluso los nidos de ciertas aves como la cigüeña, que pueden alcanzar más de 200 kilos de peso son un riesgo atener en cuenta. Así que antes de acampar debajo de los árboles hay que pensarlo bien. En general y si no queda más remedio yo, personalmente, acamparía debajo de encinas jóvenes (unos 30 o 40 años). Son árboles resistentes, de hoja bastante espesa y buena sombra y con esa edad su altura no es excesiva, lo que impide que pueda caernos algo desde muy alto, amén de que al ser de ramaje muy tupido lo que nos caiga de lo alto irá frenando a medida que choque con las ramas. En general en España los frutos de los árboles por su tamaño no son peligrosos, aunque una piña o la cáscara punzante de las castañas pueden darnos un susto y algún arañazo desagradable. Otro riesgo a tener en cuenta a la hora de acampar entre o cerca de árboles es el riesgo que supone la mezcla de hojas, y madera con el fuego. Por tanto a la hora de acampar entre árboles recordaremos limpiar el suelo de hojas, cortezas y demás elementos que puedan arder y nos aseguraremos de que las ramas estén a una altura suficiente como para que ni llamas ni pavesas puedan incendiar las copas.
c) Animales.
La Península Ibérica carece, en general, de grandes carnívoros, pero eso no significa que no exista ninguna clase de riesgo animal a la hora de acampar.
Pasos
Los pasos de animales, ya sean salvajes o ganados, son lugares donde nos podemos levantar por la mañana en medio de un rebaño con las consiguientes incomodidades (polvo, heces, etc.). Además si los animales pasan por un lugar y nosotros acampamos en medio podemos cometer un delito ecológico al estorbar sus rutas naturales de acercamiento al agua, migraciones y demás. Algo a tener en cuenta es que si acampamos en un paso de animales las fuentes cercanas de agua pueden estar contaminadas. Los animales tienen la mala costumbre de orinar y defecar en la misma agua de que beben, y pueden llevar bacterias muy desagradables en su saliva, así que ojo.
Nidos y guaridas.
Al acampar debemos asegurarnos de que en la zona de acampada no haya guaridas de animales. Zorreras, conejeras y demás pueden suponernos tropezar con estos animales que pueden defender su casa con cierta violencia y existe riesgo de contraer enfermedades como rabia, tétanos, etc. si nos muerden o rasguñan. También es conveniente evitar las camas de los jabalíes y lugares donde haya mucha piedra (lugares estos donde víboras y escorpiones suelen ocultarse). Si teneis que acampar en sitios así, levantad todas las piedras con palos para evitar picaduras y tirad piedras o palos al interior de hoquedades y cuevas dejando espacio suficiente para que el animal al salir no se sienta acorralado y pueda huir. En serio una simple rata puede llegar a saltar unos 2 metros y se lanza contra los ojos, así que cuidado con los animales.
Los nidos de aves en general no suponen riesgo por parte de sus ocupantes si la distancia es suficiente, las aves suelen ser aún más tímidas con el hombre que los mamíferos. Una excepción es, sin embargo la gaviota. Este animal sí puede ser muy agresivo al defender sus zonas de anidada y ataca con el pico desde el aire, pudiendo provocar heridas muy serias. El ruido y el olor de sus colonias ya deberían bastar para expulsarnos de la zona de peligro, pero aún así, evitemoslas.
Otros nidos a evitar son los de los insectos. Avisperos y colmenas de abejas son obviamente peligrosos y poca falta hace avisar de que se evite su cercanía. Si vemos alguno de estos animales intentemos buscar su nido y alejarnos de él en lo posible. Las hormigas españolas no son peligrosas, pero sí puede ser molesto levantarnos por la mañana con un montón de estos bichitos corriendo por el saco de dormir, simplemente porque hemos plantado nuestra tienda encima de su hormiguero. Antes de plantar las tiendas no cuesta nada mirar el suelo y nos ahorrará pasar un mal rato o incluso quedarnos sin comida (las hormigas invadirán rápidamente nuestra comida y aunque para algunos la hormiga pueda ser una interesante fuente de proteinas, en general pocos queremos este aderezo en nuestra comida.
Animales peligrosos: osos, lobos y perros asilvestrados, etc.
Pocos animales pueden atacar al hombre en España y aún estos en general lo evitarán. En la cornisa cantábrica y el Pirineo lobo y oso están en recuperación. El primero es un carnívoro oportunista y eficaz y el segundo un omnívoro aún más eficaz. Generalmente evitan al hombre, pero también lo han asociado en muchos lugares con comida fácil (bocadillos, latas con restos de comida, ganado,...). Es importante por tanto que si acampamos en lugares donde estos animales tengan su hábitat evitemos que nuestra comida emita olores que los atraiga ya sea al almacenarla, al cocinarla o incluso a la hora de tirar los restos. Puede parecernos que tirar las mondas de una naranja o el hueso de un filete ya roído unos cuantos metros más allá del campamento puede bastar, pero pensemos que el olfato de estos animales los puede atraer desde varios kilómetros a la redonda. Lo que vale para estos vale también para los perros asilvestrados. Jaurías de estos hay por todo el país y pueden ser mucho más peligrosos que los otros porque conocen al hombre y lejos de temerlo se enfrentan a él.
Más peligrosos que los carnívoros pueden resultar paradójicamente los herbívoros. En general asociamos a estos con un caracter tímido y huidizo, pero eh épocas como la berrea o la crianza de sus retoños, los herbívoros pueden ser muy agresivos. El ciervo por ejemplo puede causar heridas muy serias con su cuerna y lo mismo cabe decir del toro. Se supone que nadie debería ser tan imprudente de meterse en una ganadería brava, pero las páginas de sucesos de los últimos años desmienten esto. Incluso el ganado de leche puede ser peligroso en caso de tener terneros.
Sin embargo el animal que más quebraderos de cabeza nos puede dar es el jabalí. Este es un omnívoro muy inteligente, dotado de un gran olfato (aún más fino que el de los perros de caza) y una gran fortaleza y resistencia. El jabalí está armado muy eficazmente con sus colmillos y no teme luchar si necesita hacerlo, cualquier cazador sabrá esto. Además es un animal muy ampliamente distribuido por nuestro país (prácticamente por toda España y Portugal). Conozco casos de gente que tivo que sacarlos de las tiendas de campaña en el parque de Cazorla usando salchichón como cebo, pero en serio, un jabalí que se sienta acorralado puede ser un enemigo peligroso incluso para un cazador experimentado.
Insectos: Hormigas, moscas y mosquitos, abejas y avispas, ácaros.
En general y salvo que seamos alérgicos, los insectos no son demasiado peligrosos en España. Aún así mantener una respetuosa distancia con ellos no es nada malo. Los mosquitos y moscas procedentes de acuíferos, ganaderías y demás pueden ser muy agresivos y molestos especialmente en aquellos lugares donde se está produciendo la invasión del mosquito tigre. El invertebrado más peligroso en nuestro país es el escorpión. Sus lugares favoritos son las zonas secas y rocosas del sur de España. Su picadura es dolorosa pero, de nuevo, salvo caso de alergia, difícilmente mortal. Orugas urticantes como la procesionaria se encuentran en pinares. En cuanto a los ácaros (pulgas, garrapatas, piojos,...) Son molestos y pueden transmitir enfermedades serias. En general llegan a nosotros bien saltando desde el pelo de un animal bien saltando o cayendo sobre nuestra piel desde pastos altos y herbazales. Repelentes e insecticidas son buenas soluciones a corto plazo, pero es también importante evitar las zonas de vegetación alta desde donde podamos sufrir su ataque. Una buena higiene evitará además infestarnos en caso de que alguno llegue a nosotros.
Reptiles.
En España el único reptil que debe preocuparnos es la víbora. La culebra y el lagarto, por grandes que sean lo peor que pueden hacernos es mordernos, y la mordedura de la culebra no reviste más importancia que la picadura de una avispa. Las víboras en cambio sí son venenosas. Les gusta situarse tanto debajo de las rocas en el sur de España, como entre las ramas de los árboles (en Aragón, las ramas de los manzanos las atraen para cazar los pájaros que acuden a picar la fruta). En caso de mordedura cualquier ambulatorio de sus zonas de distribución tendrá el contraveneno. Pero si nosotros evitamos acampar entre frutales o en pedregales, mejor.
Volver arriba Ir abajo
Pictolino & G.
FUNDADOR FORO SyN
FUNDADOR FORO SyN


Mensajes : 19869
Fecha de inscripción : 13/06/2011

MensajeTema: Re: 4ª parte de "El campamento"   Vie 18 Mayo - 8:30:28

Gracias compi, buen tema que viene a complementar lo anteriormente expuesto
Volver arriba Ir abajo
 
4ª parte de "El campamento"
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» 5ª y 6ª partes de "El campamento".
» Cocina de campamento base (No es para ponerse al hombro)
» campamento de misiones
» CAMPAMENTO EN PTO. ARENAS - SAN JAVIER.
» Alarma en el campamento

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Supervivencia y Naturaleza (Survival & Nature).  :: F. Supervivencia en la Naturaleza. Comportamientos, actuaciones y técnicas. "SURVIVAL" - "BUSHCRAFT". :: 12. Supervivencia en la Naturaleza. Comportamientos, actuaciones y técnicas.-
Cambiar a: